Bodega Valdelosfrailes se ha convertido esta mañana en un estudio de grabación. Un grupo de investigación de la Universidad Politécnica de Madrid ha visitado sus instalaciones en la D.O. Cigales para analizar sus políticas de ahorro energético. En este sentido, Valdelosfrailes forma parte de un grupo bodeguero que lleva en su ADN el cuidado por el medio ambiente. Bodegas Familiares Matarromera estructura y desarrolla su política de sostenibilidad a través de un programa de objetivos y acciones denominado Matarromera Sostenible en Planeta Tierra. Valdelosfrailes, al igual que el resto de Bodegas, son edificaciones sostenibles. En su caso, está semienterrada e integrada en un talud lo que permite la disminución de su dependencia energética, la reducción de consumo de emisiones, el aprovechamiento de los recursos naturales… El proyecto, con el colabora Bodega Valdelosfrailes gracias a la atención de su responsable y enólogo, Francisco Guerra y de la responsable del área de Medio Ambiente de la compañía, María Sevillano, pretende promover la sostenibilidad energética y medioambiental en el sector del vino, a través del proceso de edificación de las bodegas para crianza buscando construcciones de consumo de energía casi nulo. Los resultados del proyecto, aseguran desde la Universidad, supondrán un impulso hacia el liderazgo internacional en técnicas de construcción de bodegas y sistemas dirigidos a mejorar la eficiencia energética de las mismas.